Desde 1998, se conmemora cada 24 de junio el Día Nacional de los Pueblos Indígenas de Chile. ¿Sabes por qué se eligió esa fecha? El motivo, es que la cosmovisión de los pueblos originarios de nuestro país celebra la llegada del solsticio de invierno, que va desde el 21 al 24 de junio, esta fecha tan importante la se le conoce como WE TRIPANTU:

Esta gran celebración se realiza en el solsticio de invierno austral (el día más corto del año en el hemisferio sur) entre el 21 y el 24 de junio. Es por ello que los mapuches lo asocian al renacer eventual de la naturaleza tras el invierno al que se entra y lo celebran entre los días 21 y 24 de junio.

En el periodo de estos cuatro días, se celebra el We Tripantu, año nuevo mapuche, que se traduce a una nueva salida del sol y la luna, es una festividad y es el momento más sagrado para el pueblo mapuche. Para el pueblo araucano, significa el punto máximo de distancia que puede alcanzar el sol de la tierra, por lo tanto, desde este punto se inicia el retorno, que representa un nuevo comienzo. Esto quiere decir, un cambio de ciclo de la vida, cuya clara señal es el solsticio de invierno. La celebración ocurre en todo el continente y se traduce a diferentes lenguas como el «nacimiento del sol».

La llegada del We Tripantü se transforma en una espera muy importante para la familias y comunidades donde realizan diversas ceremonias de gran significado religioso. En esta celebración, los mapuches son convocados y hacen su recorrido desde los 4 puntos cardinales para reunirse en sentimiento fraterno no solo entre ellos, sino con sus antepasados y las Entidades Superiores en la noche que comienza el ciclo que antecede el de los brotes, la vida nueva en la Ñuke Mapu, la madre Tierra, que renace con las lluvias. De esta manera Realizan un Nguillatún (antigua ceremonia religiosa mapuche) en el que se agradece, se ruega y se rinde honores al sol, fuente de sabiduría y renovación.